La hora de la verdad se acerca para Río+20

,

Protocolo, Rio de Janeiro, Brazil

Quedan menos de dos días para que los Jefes de Estado y de Gobierno empiecen a llegar a Río y aun nos preguntamos aquí si habrá o no un documento final sustantivo para ser adoptado por los más de 130 gobiernos que han confirmado su asistencia a la Cumbre. 

Los desacuerdos han sido lo cotidiano desde hace una semana en Río, y aun cuando el viernes pasado Brasil tomó las riendas de la negociación y presentó un nuevo documento, al parecer hay temas en los que no será posible ponerse de acuerdo. 

La Conferencia de Naciones Unidad para el Medio Ambiente, mejor conocida como Río+20 dará inicio el 20 y acontecerá hasta el 22 de junio, coincidiendo con la conmemoración de los 20 años de la Cumbre de la Tierra de 1992. En esta ocasión, los líderes del mundo tendrán supuestamente que renovar su compromiso político para actuar de manera urgente en favor del medio ambiente. 

Los delegados de todos los países aquí presentes han trabajado contra reloj hasta muy altas horas de la noche para tratar de limar las diferencias y han trabajado muy duro en cuatro pilares principales:

1. Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDGs) 
2. Formas de implementación (MoI) 
3. Marcos internacionales para el desarrollo sustentable (FIFS)
4. Océanos

El documento de más de 100 páginas y 315 párrafos tenía, hasta el sábado, pocos avances; sólo 116 de los párrafos habían logrado consenso pero permanecían aun 199 en debate. Por ello, la intervención de Brasil fue crucial al tomar las riendas y entregar a los delegados un nuevo documento a debatir. Sin embargo el nuevo documento fue recibido con emociones encontradas. 

Por un lado algunos de los países emergentes, agrupados en el G77 más China lo recibieron con agrado e incluso, el actual líder del grupo señaló su optimismo de que gracias a este documento sería posible que la Conferencia terminara con un entregable claro.

Sin embargo, otros países en desarrollo criticaron el texto pues lo consideraron "débil" en los párrafos referentes a los Medios de Implementación y en la provisión de financiamiento y tecnología para los países emergentes con el que puedan apoyar sus acciones de desarrollo sustentable. 

La principal crítica tiene que ver con que los países desarrollados buscan que los emergentes acepten nuevas obligaciones como la transición de sus economías tradiconales hacia economías verdes sin que de la otra parte se establezcan compromisos claros de financiamiento y tecnología. 

Quien fue aun más crítica con el nuevo documento fue la Union Europea que señaló que las propuestas contenidas en materia de objetivos de desarrollo sostenible y economía verde habían quedado muy limitadas, considerando al documento como poco valioso para ser entregado a los jefes de Estado. 

Dado el poco tiempo que queda la batalla será muy dura en las próximas horas. Los delegados expresan su claro deseo de tener un documento final, lo único que habrá que esperar es que, lo que se entregue no sea una parodia de lo que debió ser.