Gestión integrada del agua colabora en la economía verde

,

ABC Color, Rio de Janeiro, Brazil

Desde Río 92 a la fecha, más del 80% de los países reformaron su legislación sobre el uso de los recursos hídricos, entre ellos nuestro país, que promulgó la ley de agua a principios de este siglo.

Las NN.UU. destacan que en los últimos 20 años hubo una reacción de los países a la demanda creciente de los recursos hídricos debido al aumento de la población mundial, a la urbanización y el cambio climático.

En muchos casos, dice el informe, esas reformas legales sobre el agua tuvieron impactos positivos en el desarrollo de los países, incluyendo mejoras en el acceso al agua potable, en la salud humana y en el
rendimiento del agua en la agricultura.

Sin embargo, el documento reconoce que aún hay problemas de gestión apropiada en sectores como la irrigación, recuperación de las aguas pluviales y en inversiones en servicios de protección del ecosistema del
agua dulce.

Esta investigación, divulgada en Río+20, fue realizada especialmente como herramienta para la toma de decisiones sobre el sector agua en la Cumbre de Desarrollo sostenible iniciada ayer, y en el marco del acuerdo internacional dentro de la Agenda 21 conocido como Gestión Integrada de los Recursos
Hídricos (GIRH), según la organización.

Una gestión integrada y adaptable es esencial para garantizar que las necesidades básicas de diversos grupos de usuarios sean atendidas equitativamente, para que el desarrollo y la gestión de los recursos hídricos beneficien a todos, dijo el presidente de la ONU-Agua, Michel Jarraud, quien presentó el informe.

Su suceso (de la gestión integrada de los recursos hídricos) depende de un cuadro institucional y de gobernancia que facilite el diálogo y las decisiones sobre los recursos hídricos, que sean ecológica, económica y
socialmente sostenibles, resaltó. Entre los datos recogidos incluyen comentarios sobre infraestructura, financiamiento, gobernancia y otras areas relacionadas.