Climate summit demands US keeps its promise

,

La Nacion, Marrakesh, Morocco

"The United States, the world's leading economic powerhouse and the second-largest emitter of greenhouse gases, must honor the commitments that were approved." That was the clear message that French President François Hollande gave in his speech at the opening of the first Conference of the Parties to the Paris Agreement (CMA1), held during the COP22 climate summit in Marrakech.

 

 "Estados Unidos, primera potencia económica en el mundo y segundo emisor de gases de efecto invernadero, debe respetar los compromisos que fueron aprobados." Así de claro fue el mensaje que el presidente francés, François Hollande , dio ayer en su intervención en la apertura de la primera Conferencia de las Partes del Acuerdo de París (CMA, en sus siglas en inglés) celebrada durante la cumbre del clima en Marrakech (COP22).

Hollande, presidente del país anfitrión del acuerdo que pretende frenar el calentamiento global en dos grados centígrados para 2100, se refirió así a la preocupación internacional por la postura que tendrá Estados Unidos bajo la administración del presidente electo, el empresario Donald Trump, que el 20 de enero asumirá el poder.

Entre los aplausos de los asistentes, Hollande apuntó que "está en el deber e interés" de Estados Unidos respetar estos compromisos climáticos. "La población de este país sufre las perturbaciones del fenómeno del cambio climático, porque nadie está a salvo", insistió.

Además, Hollande pidió a todos los Estados voluntad para acelerar las acciones a fin de implementar los objetivos del Acuerdo de París, que calificó de "irreversible".

El mandatario fue uno de los 60 jefes de Estado que llegaron a esta ciudad ayer para participar del plenario y de las negociaciones de alto nivel de esta cumbre y fueron recibidos por el rey Mohamed VI de Marruecos.

En esta cumbre, llamada la COP de la acción, las ONG también pretenden que se asuman compromisos mayores, ya que con las reducciones prometidas por los 197 países firmantes la temperatura igual se elevaría 3,7 grados centígrados para fines de este siglo.

Según los expertos, el aumento global de las temperaturas medias en 1,5 grados centígrados para 2100 no detendría el derretimiento del Ártico; sin embargo, creen que es lo máximo que podrían soportar determinados ecosistemas, como las barreras de coral.

Y las noticias no son buenas para el planeta: anteayer un informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) indicó que 2016 va camino de ser el año más caliente de la historia y que superaría en 1,2°C la temperatura media preindustrial (14°C), lo que significa que está a apenas tres décimas del tope al que se pretende llegar.

Picture: Flickr Unclimatechange