COP24: With rules, but without ambition

,

El Cronista Comercial, Katowice, Poland

The annual summit of the United Nations Framework Convention on Climate Change (UNFCCC) finished this Saturday with some progress and many contradictions. The lack of ambitious goals was one of the weak points, civil society organizations agreed. 

Pilar reported from COP24 in Katowice, Poland, with the support of the 2018 Climate Change Media Partnership, a collaboration between Internews' Earth Journalism Network and the Stanley Foundation. The full report in Spanish follows.

********

Este sábado por la noche, con más de 24 horas de retraso, culminó la Cumbre anual de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (o COP24) en Katowice, Polonia. Así, luego de dos semanas de intensas negociaciones, los 196 Estados miembro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) definieron el libro de reglas del Acuerdo de París. O, más propiamente, definieron casi todos sus capítulos.

Recuérdese aquí que el Acuerdo de París fue adoptado a fines de 2015, en la COP21, y compromete a las naciones a evitar que el calentamiento global supere los 2°C para fin de siglo respecto de los niveles pre-industriales y de hacer esfuerzos para que este quede por debajo de 1,5°C. Al día de hoy, el aumento de la temperatura media global ya excedió el 1°C, por lo que el tema reviste más urgencia que nunca. Y, tal como se detalla en el Reporte Especial 1.5 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), solo quedan 12 años para evitar llegar a un punto de no retorno y superar esa barrera.

¿Qué dejó la reunión polaca? Entre otros resultados, se destaca que los miembros de la CMNUCC acordar usar la cumbre del Secretario General de las Naciones Unidas (septiembre 2019) como una oportunidad para que los Jefes de Estado demuestren sus planes para mejorar la ambición hacia 2020. Por otra parte, como se dijo, se aprobó el reglamento (o rulebook) del Acuerdo de París, haciéndolo operativo y poniendo a todos los países en igualdad de condiciones para que rindas cuentas e informen sobre su acción climática.

A ello se suma que los países donantes acordaron aumentar la previsibilidad del financiamiento para el cambio climático, son el objetivo de dar mayor confianza a los países vulnerables. Y que los gobiernos actualizarán sus contribuciones nacionalmente determinadas (NDC, por sus siglas en inglés) de acción climática para 2020, algunos, incluso, anunciaron que ya iniciaron los preparativos para hacerlo, entre ellos: Costa Rica, Noruega, Líbano y Ucrania, que planean hacer su revisión para 2020; Maldivas y Vietnam, que lo harán en 2019; Chile y Qatar, que ya comenzaron el proceso; y Barbados, que hizo referencia a una nueva NDC.

Finalmente, la COP24 también dejó avances en materia de financiamiento. Antes de que iniciara, hubo anuncios por u$s 538 millones en contribuciones para el Fondo de Adaptación y, durante el evento, se sumaron otro u$s 129 millones. El aportante más significativo fue Alemania (70 millones de euros), seguido por Francia (15 millones de euros), la Unión Europea (10 millones de euros) e Italia (7 millones de euros). El Fondo Verde del Clima, por su parte, sumó u$s 10,3 mil millones a noviembre de este año. Aquí también es Alemania quien lleva la delantera, junto con Noruega. Ambos se comprometieron a duplicar sus contribuciones a este fondo (1,5 mil millones de euros y u$s 516 millones, respectivamente). Por último, al Fondo de los Países menos Desarrollados se adicionaron, hasta el momento, u$s 1,33 miles de millones, con compromisos en la COP24 que totalizaron u$s 28,2 millones. En este caso, los aportantes más sustanciales fueron Suecia (u$s 5,5 millones) y Francia (20 millones de euros).

"A pesar de todos los vientos en contra, el Acuerdo de París ha seguido su curso en la COP24, demostrando el tipo de resiliencia para el que fue diseñado. Las decisiones tomadas aquí sobre el reglamento de París nos dan una base sólida para seguir fomentando la confianza en el multilateralismo y acelerar la transición en todo el mundo", fue el análisis de Laurence Tubiana, CEO de la European Climate Foundation (ECF).

A su vez, Christiana Figueres, exsecretaria Executiva de la CMNUCC y figura emblemática en la construcción del Acuerdo de París, reflexionó: "Nadie está completamente satisfecho con este reglamento, pero es un paso importante".

Los pendientes

Tal como se anticipaba previo a que la COP24 diera inicio, mercados es uno de los puntos que quedó en su debe. En específico, la definición de las reglas que rigen los mercados de carbono es lo que se postergó para la próxima COP. Otro de los puntos flojos de esta cumbre, señalan desde organizaciones de la sociedad civil, es la falta de ambición en las metas establecidas. En este sentido, sentencian, la COP24 "terminó con gusto a poco".

"Un año de desastres climáticos y una terrible advertencia de los mejores científicos del mundo debería haber conducido a mucho más. En vez de eso, los gobiernos han defraudado otra vez. Ignoraron la ciencia y, al hacerlo, ignoraron la difícil situación de las personas vulnerables. Reconocer la urgencia de una mayor ambición y adoptar un conjunto de normas para la acción climática no es suficiente cuando naciones enteras se enfrentan a la extinción. La gente esperaba acción y eso es lo que los gobiernos no lograron. Esto es moralmente inaceptable", manifestó Jennifer Morgan, directora Ejecutiva de Greenpeace International.