Saudi Arabia, Kuwait, Russia, US prevent adoption of scientific report on temperature increase

,

LatinClima, Katowice, Poland

A discussion on using the word "welcome" or just "take note" resulted in the Subsidiary Body for Scientific and Technological Advice (SBSTA) plenary not reaching consensus last Saturday on whether or not to adopt the latest scientific report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC). That report would serve as input for ministers meeting this week in Katowice, Poland, for the United Nations-backed climate summit, COP24.

Michelle reported from the COP24 in Katowice, Poland, with the support of the 2018 Climate Change Media Partnership, a collaboration between Internews' Earth Journalism Network and the Stanley Foundation. The full report in Spanish follows.

IISD Reporting Services

Delegates at the end of the plenary session of the Subsidiary Body for Scientific and Technological Advice (SBSTA) held on Saturday 8 December at COP24.

La discusión sobre utilizar la frase “darle la bienvenida” o solo “tomar nota” derivó en que, el pasado sábado, la plenaria del Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (SBSTA, por sus siglas en inglés) no llegara a un consenso sobre la adopción o no del más reciente informe científico del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) como insumo para los ministros que, a partir de esta semana, se reúnen en la ciudad de Katowice (en Polonia) con motivo de la cumbre climática (COP24).

“Podría parecer una cuestión menor decidir entre ‘dar la bienvenida’ o solo ‘tomar nota’, pero Estados Unidos fue bastante explícito en decir que, para ellos, ‘dar la bienvenida’ implicaría adoptar o apoyar el reporte del IPCC”, explicó Alden Meyer de la Unión de Científicos Preocupados.

“El punto alrededor del reporte del IPCC es que está implícito en la conversación que los ministros tendrán aquí en Katowice sobre cómo cerrar la gran brecha existente en cuanto a la ambición de las contribuciones nacionales. Entonces, esto no es un mero juego de palabras. Esto es fundamental para saber si esta reunión ofrecerá o no, al final de esta semana, el paquete de ambición y el reglamento del Acuerdo de París que el mundo espera”, destacó Meyer.

Cuatro en contra

El pasado sábado,  durante la plenaria del SBSTA, Maldivas presentó una moción para “dar la bienvenida” al reporte especial que elaboró el IPCC sobre los escenarios de calentamiento a 1,5°C y 2°C.

La moción fue respaldada por la mayoría de los países, excepto cuatro: Arabia Saudita, Kuwait, Rusia y Estados Unidos. A cambio, estas cuatro naciones propusieron utilizar la frase “tomar nota”. Debido a la falta de acuerdo, la plenaria del SBSTA no logró el consenso (mecanismo que se utiliza en las negociaciones climáticas).

Meyer lamentó la posición tomada por Estados Unidos argumentando que este país es una superpotencia científica cuya comunidad de investigadores siempre ha apoyado el trabajo del IPCC. “Permítanme dejar claro que no culpo a los diplomáticos estadounidenses presentes aquí en Polonia por este comportamiento irresponsable. El problema está justo arriba de ellos con el presidente Trump, quien decidió ignorar la evidencia científica generada por sus propios científicos”, manifestó el representante de la Unión de Científicos Preocupados.

El SBSTA es un órgano subsidiario a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que apoya a la Conferencia de las Partes (COP) en la provisión de información y recomendaciones científicas o tecnológicas relativas a la propia convención o al Acuerdo de París. De hecho, el SBSTA es el enlace entre la información científica provista por los expertos (como es el caso del IPCC) y las políticas generadas en la COP. De hecho, este órgano es el que a veces solicita información especifica a la comunidad científica.

Ante la falta de consenso, la decisión de “darle la bienvenida” o solo “tomar nota” del reporte del IPCC descansará precisamente en la COP.

Más allá de las palabras

El informe especial del IPCC fue solicitado por los países en el 2015, cuando se negoció y adoptó el Acuerdo de París, como un insumo al diálogo sobre el incremento de la ambición dado que los compromisos climáticos presentados por los países en ese momento no son suficientes para cumplir con los objetivos del tratado.

En este sentido, se le encomendó al IPCC realizar una revisión exhaustiva de la evidencia científica disponible a la fecha sobre los impactos del calentamiento global a 1,5 ºC y 2 ºC con respecto a los niveles pre-industriales así como las trayectorias correspondientes que deberían seguir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, los cuales causan el cambio climático.

En total, se revisaron más de 6.000 referencias científicas. Se contó como 91 autores y editores quienes procesaron 42.000 observaciones de expertos y gobiernos.

Como parte del procedimiento de elaboración de sus informes, los científicos convocados por el IPCC elaboran un borrador que se envía a consulta a los gobiernos. Estos realizan observaciones y luego, durante una plenaria y por consenso, se aprueba el documento final. Esa plenaria tuvo lugar en octubre, en Corea. Allí, los países aprobaron por consenso el informe especial sobre 1,5 ºC y 2 ºC.

Para Meyer, este informe del IPCC es una llamada de atención que debe ser atendida. “Es una declaración de emergencia planetaria a la que los gobiernos deben responder con acción profunda”, dijo.

Astrid Caldas, también de la Unión de Científicos Preocupados, destacó que el informe ofrece un panorama sobre los impactos del cambio climático. “Permite darse cuenta que cada grado de más cuenta y cada acción importa”, enfatizó.

En este sentido, Meyer instó a los ministros que están reunidos en Katowice a separarse del criterio de Arabia Saudita, Kuwait, Rusia y Estados Unidos para no solo “darle la bienvenida” al reporte sino para apoyar las iniciativas en pro de la reducción de emisiones y la adaptación.

“El juego de palabras es menos importante aquí que la división política que esto indica entre los países que claramente no quieren ver una mayor ambición en este proceso y la mayoría que sí lo hace”, subrayó Meyer.

*LatinClima se encuentra en Polonia cubriendo la COP24 como fellow del 2018 Climate Change Media Partnership, gracias al apoyo de  The Stanley Foundation  y  Earth Journalism Network