Silesia Declaration seeks to give greater prominence to just transition

,

El Cronista Comercial and LatinClima, Latin America

At the United Nations climate change conference (COP24), host country Poland promoted a text that sought to give greater political relevance to the idea of a just transition and cooperation among countries to help achieve that goal. This text is known as the Silesia Declaration, and what it is proposing was not exempt from criticism. Argentine journalist Pilar Assefh (Journalists for the Planet / El Cronista Comercial) and Costa Rican Michelle Soto (LatinClima) came together to explore the issue of a "just transition" and the debate surrounding it.

-----------------

En su papel como presidente de la última cumbre climática de Naciones Unidas (COP24), realizada en diciembre del 2018, Polonia promovió la Declaración de Silesia sobre Solidaridad y Transición Justa. Con ello, se quiso dar mayor relevancia política al tema y promover la cooperación entre países a través del intercambio de experiencias. No obstante, el texto carece de claridad en cuanto a acciones, compromisos y fechas, según sus críticos. Aun así, el mismo contó con más de 50 signatarios entre los que se encuentran la Argentina, Honduras, México, Perú y Uruguay, por parte de América latina.

Ahora bien, esta declaración no se eximió de polémica. Polonia es un país cuya matriz eléctrica está basada en carbón y gas. De hecho, en su discurso inaugural como anfitrión de la COP24, el presidente polaco Andrzej Duda –quien, anteriormente, había prometido 200 años de empleo a los mineros de las carboneras– defendió el uso de este combustible fósil en su país.

“Eso es una falacia. No se trata de cuanto carbón tenemos bajo la tierra: el problema es su costo ambiental. En mi opinión, la transición está ocurriendo. La clave está en cuán rápido moverla siendo justos con los mineros, los pobladores locales y el medioambiente”, manifestó Patryk Bialas, director de Innovación y Competencia de Euro-Centrum, y concejal de la ciudad polaca de Katowice, para quien el gobierno su país está usando el término “transición justa” como una forma de preservar empleos en el sector de la minería de carbón.

“Es una forma de ralentizar el proceso. No se le puede mentir a los mineros diciéndoles que habrá trabajo en los próximos 200 años si, en los próximos 15 años, según los análisis financieros, no habrá producción de carbón en Silesia, porque debemos excavar a más de 1.000 metros. Las condiciones a esa profundidad son terribles: la temperatura es alta, hay mucha humedad, casi no se puede respirar debido al polvo, casi no se puede ver debido al gas, hay mucho ruido y es muy peligroso”, sentenció.

Y añadió: “Según las tendencias, para 2030, el sector de la minería de carbón en Polonia empleará a 20.000 personas en vez de las 85.000 que emplea actualmente. Esto, porque las nuevas generaciones no están interesadas en trabajar en minería. En cambio, en el sector de la energía verde habrá 100.000 nuevos empleos a 2050, solo en el campo de la eficiencia”.

Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía en Greenpeace España, también cuestionó la Declaración de Silesia. “Con ella, lo que el Gobierno de Polonia está diciendo es que, para ser justa, la transición requiere de mucho tiempo. Entonces, con tanto tiempo que necesita, es imposible compatibilizarla con la urgencia de acción climática”, denunció. “La transición no puede ser una excusa para frenar el cambio y no cumplir con el Acuerdo de París”.

Uso político

Montserrat Mir Roca, secretaria de la Confederación Europea de Sindicatos (ETUC, por sus siglas en inglés), también está al tanto de que algunos grupos están utilizando el concepto “transición justa” para retrasar la transición energética desde los fósiles hacia las renovables. “Algunos están utilizando nuestra causa para promover una agenda social falsa con el fin de atraer a los sindicatos, a los trabajadores y a nuestros miembros”, dijo y cuestionó: “Muchas veces, los gobiernos populistas no dicen la verdad. Es más fácil decirles a los mineros que van a tener minas y carbón para toda la vida, eso da más votos ahora. Pero, ¿qué pasa en 10 años cuando el país no logre cumplir el Acuerdo de París o haya desempleo debido a una industria rezagada?”.

“No habrá trabajos en un planeta muerto”, fueron las palabras con las que Svenja Schulze, ministra de Medioambiente de Alemania, se hizo eco del tema durante uno de los eventos paralelos que se realizó en el marco de la COP24, en diciembre último. Enfática, señaló que, si bien la transición justa es “vital”, no se puede utilizar como excusa para ser menos ambiciosos en la lucha contra el cambio climático.